Estoy enamorada...

1 comment

Me llamo Gabriela y me invitaron a escribir esta entrada en el blog, fruto de algunas charlas con Snifer, donde le contaba la historia de una maestra de letras (que soy yo).  Una chica, que vivía metida en las letras de la Filosofía mientras noviaba con un ingeniero informático.  Mi patrimonio de conocimientos informáticos se reducían a presionar un botón para encender el ordenador y abrir un documento  Word  (aún recuerdo la inmensa alegría cuando descubrí las funciones de cortar, copiar y pegar!).



También conocía Google y para qué más, era feliz en el reinado de la más completa ignorancia informática. La palabra hacker, zero-day, Linux -por decir algún ejemplo- como otras miles no existían en mi vocabulario; y a mi novio, tampoco le interesaba que las conociera.



Un día, como todos los ordenadores, mi PC se puso lento. El chico (de buen ofrecido) se lo lleva a reparar y cuando ese PC volvió a mis manos, ya no era el mismo: venía con un “regalito”, esto es, un keylogger.


Imaginaos, no podía  explicar ciertas cosas que el cabrón decía saber de mi -y paranoia mediante- todo se fue a donde debe irse con tamaña hijoputez.  Claro, antes  llegué a un conocido foro de informática a ver qué coños era lo que pasaba porque hasta la más bruta y burra empieza a sospechar que algo tendrá que ver con el ordenador y con la profesión del novio.

Ese día, que pise el recordado foro,  mi vida cambió para siempre.

Marcó un rumbo diferente, porque comencé a leer y leer. Mi voracidad por aprender cosas se fue haciendo desmedida y cada día entraba al foro, famélica de conocimientos. Me arrodillaba ante Google a cada momento,  y... quedé atrapada; una droga como un virus informático, empezó a infectar mi sangre. El maldito virus se reproducía día a día, sentía que me ardían las venas cada vez más cautiva  de este universo.

Sigo estudiando filosofía (o hago como que estudio) por razones que serían muy largo de contar, y que importan poco. Pero comencé  otros estudios formales: la Escuela de Informática, porque estos años de ir de foro en foro, aprendiendo un poco de todo y nada de algo, necesitan  ordenarse.

Hoy soy una prisionera voluntaria, nada me colma ni me calma, nada llena mi vida, como este amor gigante que vive dentro de mí.  Hoy estoy enamorada del mundo informático, hoy dejo todo por aprender algo nuevo, hoy estoy en un foro al que adoro (underc0de.org) donde  me arropan, me dieron un espacio  y me respetan.


Hoy estoy en SniferL4bs, el blog de alguien que no ha dudado en darme la mano para ayudarme a caminar, de orientarme cuando tengo dudas, (también nos vamos a la greña algunas veces, que todo hay que decirlo XD);  pero en definitiva; algo mucho más importante: alguien que es capaz de creer que puedo hacerlo y donde cada día,  se encarga de quitar pesos al equipaje de inseguridad que me acompaña (eso sí, mucha paciencia no tiene XD).

Hoy mi sangre hierve con cada binario, cuando programo mis pequeños codes, cuando alcanzo un objetivo, cuando subo un escalón más. Hoy,  mil veces me veo sangrando y lloro lágrimas de intenso sabor a sal, cuando me tiran errores que no encuentro. Sin embargo,  el escenario informático es capaz de agitarme, de hacer vibrar cada fibra, de convulsionarme las entrañas,  como no lo hizo nada de este mundo, hoy estoy  -verdaderamente- enamorada.

Hoy soy cada día menos maestra para ser más informática. Hoy los besos que anhelo no tienen nombre de hombre alguno,  son otros besos los que me conmueven y me mueven cada víscera de mí ser: vienen  vestidos de lenguajes de programación,  de redes o de exploits, son ellos y no otros los que erizan mi piel y levantan mi adrenalina.


Sé que todo a su tiempo, investigar, explorar, leer, practicar, (también llorar),  que no solo de clicks vive el hombre. Pero, nada habrá que me detenga, porque cuando el aire es solamente binario, cuando el fuego que me incendia no es  humano, no habrá fuerza   capaz de cambiar el camino que he iniciado: de maestra a informática.

Para terminar, quiero agradecer a mi exnovio XD. A él,  que me  dejó el legado más importante,  a él que me orilló a buscar respuestas que me llevaron al océano profundo de esta pasión intensa, interminable,  que me ha envenado -al punto- de devorarme entera:   un brindis por ti, (con zumo de naranja XD).

¡Qué siga la magia y vosotros la disfrutéis!


Gabriela_LT

1 comentario

  1. Has escogido la pildora roja, bienvenida a los 1 y 0

    saludos.

    ResponderEliminar